lunes, 30 de julio de 2012

ALTRAMUCES

La receta de hoy va totalmente dedicada a Encarna, la madre de mi amiga Manoli. Ella es la que me ha enseñado a preparar los altramuces (o tramusos, chochos, chochitos, que por aquí se les llama de varias formas).
Manoli y yo nos conocemos desde que íbamos al colegio juntas. Son ya "unos pocos años" vamos. Recuerdo, desde siempre, comer en su casa los altramuces que prepara su madre. Cada vez que lo hacía me parecían los mejores del mundo, claro, y es que lo son, sin ninguna duda. La receta de Encarna ya la preparaba su madre y ella ha seguido haciéndola igual.
Así es que le pedí que me enseñara a hacerlos y una tarde nos fuimos a su campo, cámara en mano, para aprender el proceso.
Como no sé si todo el mundo los conoce, voy a hablaros un poco de ellos. El altramuz es una legumbre que se cultiva en las zonas del mediterráneo y que sirve de alimento tanto para el hombre como para los animales. Tiene forma redondeada y bastante plana, su piel es lisa y de color amarillo. Los alcaloides que contienen le dan un intenso sabor amargo.
Comparándolos con otras legumbres, aportan más calorías, porque tienen mayor cantidad de grasa en su composición. Pero es una grasa saludable, del tipo insaturada. Junto con la soja, el altramuz es una de las fuentes más ricas en proteína vegetal, concentra cantidades importantes de vitaminas del grupo B, vitamina E, calcio, cinc, potasio, fósforo y magnesio, en cantidades notables. Y encima están buenísimos, ¿qué más les podemos pedir?
Lo más normal es consumirlos en salmuera, como aperitivo, pero también se pueden utilizar para elaborar sopas, potajes o ensaladas, como el resto de legumbres.
Aquí se pueden comprar en tiendas donde hay legumbres. Los últimos me los compró mi madre en el mercado central.
Ingredientes:
-1 kilo de altramuces
-agua
-sal
Preparación:
Ponemos los altramuces en una olla totalmente cubiertos de agua y los tenemos allí durante 24 horas. Al cabo de ese tiempo se habrán hinchado. Es entonces cuando, en el mismo agua, los ponemos a cocer durante 20 minutos una vez que el agua empiece a hervir, removiéndolos de vez en cuando y, sobre todo, desespumándolos para quitar toda la suciedad que puedan soltar.








Los dejamos enfriar totalmente en el mismo agua y luego los enjuagamos bien y los ponemos en otro recipiente cubiertos de agua limpia, que iremos cambiando dos veces al día. Todavía no los meteremos en la nevera.



Entre el tercer, cuarto o quinto día de haber ido cambiando el agua empezaremos a probarlos. Con todo este proceso tendrán que ir perdiendo el amargor fuerte. Seguiremos cambiando el agua hasta que, al probarlos, estén a nuestro gusto.
Entonces los enjuagaremos bien y los pondremos cubiertos de agua limpia a la que añadiremos sal al gusto y los introduciremos ya en la nevera. Es preferible quedarnos cortos e ir probándolos conforme pasen unas horas, si la cantidad de sal era poca, le añadiremos más. Si, por el contrario, nos hubiéramos excedido no hay problema, le iremos cambiando el agua hasta que pierdan la sal que queramos.
Podemos tenerlos mucho tiempo en la nevera, siempre cubiertos por el mismo agua. Si nos duraran mucho y el agua se hiciera fea, con cambiarla todo solucionado, aunque quizás tendríamos que rectificar la sal.
Es muy importante que nunca metamos un cubierto de metal en el recipiente cuando los saquemos y escurramos para comer, siempre que sea de madera o plástico, para no corromper el agua. Este es un consejo que sirve para todos los encurtidos.
Acompañados de una cervecita bien fría son toda una delicia.


Espero haberme explicado bien y que hayáis entendido el proceso. Yo ya lo he realizado un par de veces después del cursillo de Encarna y me han quedado muy bien. Os animo a prepararlos y a disfrutarlos.

34 comentarios:

  1. que curiosa receta pues yo ya los compro preparados pero ya se sabe que lo caserito dos veces mas bueno
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. En Portugal les llaman tremosos, a mi no me gustan nada, pero a mi marido si, y siempre que vamos compra una bolsita, besos

    ResponderEliminar
  3. qué recuerdos del pueblo .. siempre que los veo me recuerdan a él

    besos

    ResponderEliminar
  4. ay como me recuerdan a mi infancia,hace mil que no los como! muy ricos...
    saludos.

    ResponderEliminar
  5. Qué buena pinta. Yo siempre los he visto en salmuera que es como los venden por aquí. Están muy ricos y caseros mucho mejor porque tú regulas la sal a tu gusto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Por estas tierras se ha cultivado desde tiempo inmemorial, ya que es un poderoso regenerador del terreno gracias a la fijación del nitrógeno atmosférico a través de los nódulos de sus raíces.
    En Portugal es muy frecuente ver campos enteros sembrados de lupino (blanco, amarillo o azul) y en todos los mercados los encontrarás por toneladas envasados en grandes bolsas.
    Cuando yo era pequeño, nos pasábamos la mañana del domingo con "una perra gorda" de altramuces.
    En casa los preparábamos tal cual tu describes.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  7. Yo los he comido alguna vez pero, claro, los que ya venden envasados que aunque están ricos seguro que no tienen nada que ver con los de la señora Encarna. Besicos.

    ResponderEliminar
  8. La verdad que no los conocia , en mi país no hay , o tal vez tenga otro nombre .... se parecen a las habas .

    Me encanto la historia de tu niñez !!! en verdad que uno se acurda de cuando iba a comer algo especial a lo de una amig@.

    La torta en verdad te ha quedado original y seguro que muy rica !!

    Un beso , cuídate .
    Nancy

    ResponderEliminar
  9. HOla guapa que buenos, en casa nos gustan mucho, te han quedado geniales, felicidades para las dos.
    besos

    ResponderEliminar
  10. que ricos, te han quedado estupendos!!
    besotes!!

    ResponderEliminar
  11. En gaucin (malaga) se llaman lupinos, aunque de donde de verdad los recuerdo con añoranza son de extremaduras, donde comunmente le llaman chochos, y mi abuela solia hacer para las celebraciones, en cantidad industriales. Despues de cocinarlos los metia en un saco dentro de un pozo.

    ResponderEliminar
  12. En casa son un vicio como las pipas, tomo nota si alguna vez compro altramuces sin preparar, tienen que estar buenisimos, si es que las manos de las expertas son las mejores, besos

    ResponderEliminar
  13. que endalada tan buena , riqueisam, besos guapa¡¡¡

    ResponderEliminar
  14. vale la mas completa explicacion de ccomo hacer malabarismos

    ResponderEliminar
  15. Si habre buscado esta receta!!! buenisima, gracias por compartirla!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, me alegra saber que le sirve a alguien... Besitos.

      Eliminar
  16. Yo lo que hago para endulzarlos es ponerlos en una malla y directamente en la cisterna del retrete para optimizar el agua

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué original! Nunca se me hubiera ocurrido... Besitos.

      Eliminar
    2. Eso lo haces después de cocerlos ¿verdad?

      Eliminar
    3. Yo deduzco que si, que se hace después de cocerlos, que es cuando hay que ir cambiando las aguas.

      Eliminar
  17. Hola! Soy Tuve de Suecia. Muchas gracias por la receta. La voy a probar. Mi amigo me ha comprado altramuces de Jordania y tengo que cocerlas ya que están secos... Gracias!

    ResponderEliminar
  18. Saludos, siempre los compro preparados pero esta vez me atrevo ha realzarlos de manera casera y as ponerle mi gusto personal, gracas por compartir este paso a paso, saludos desde Venezuela

    ResponderEliminar
  19. Genial!
    Estaba buscando la receta, muchas gracias por compartirla.
    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  20. Perfectamente explicado el proceso.
    Yo los estoy preparando por primera vez y ya he cometido dos errores.
    Los puse a engordar y los he tenido 5 dias.
    Los he cocido solo durante unos tres minutos.
    A ver como salen, ya lo diré.
    Gracias por la receta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la receta que creo idéntica a como se hacen en Canarias, era lo que buscaba, en Canarias se siembra a finales de Diciembre, en filas a 20 cm y apenas enterrado.

      Eliminar
  21. Gracias por esta receta tan bien expuesta, la haré. Mi padre solía hacerla por Semana Santa, aunque ahora olvidó el proceso. ¡Me encantan con la copita!
    ¿Alguien podría informarme dónde comprarlos en Sevilla o alrededores para prepararlos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo en Sevilla no puedo ayudarte. Aquí se encuentran en varios sitios, sobre todo donde venden legumbres e, incluso, piensos. Espero que tengas suerte.

      Eliminar
    2. Gracias, la tuve. Los encontré en lo que aquí llamamamos "semillería". Los he preparado siguiendo la receta, y ¡riquísimos!.
      Hoy haré una nueva "tanda". Lo bien que sientan con una cervecita fría...!

      Eliminar
    3. Me alegro muchísimo de que los encontraras y de que te hayan salido bien. Muchas gracias por contármelo y compartirlo conmigo. Besitos.

      Eliminar
    4. En sevilla yo los he comprado en la casa de las especias me ha costado 1'50 euros y la bolsa pesa 2'50 gramos

      Eliminar
  22. Yo me los como con cáscara y todo están buenisimos.ah y la receta fenomena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi marido también se los come con cáscara. Yo prefiero pelarlos, jajaja. Besitos.

      Eliminar
  23. Son muy sabrosos, haré la receta :-) yo los sazono con sal marina, ajo y perejil

    ResponderEliminar