viernes, 14 de abril de 2017

BACALAO CONFITADO CON ALCACHOFAS Y HUEVO AL PIMENTÓN

Hoy, Viernes Santo, hemos comido este delicioso plato, surgido, como tantos otros, de la casualidad, de empezar con una idea y terminar con otra totalmente diferente. ¡¡Pero ha salido genial, nos ha encantado!! Y. por eso, quiero compartirlo con todos vosotros. No hay paso a paso, porque no pensaba publicar la receta, pero todos los pasos son sencillos e intentaré explicarlos lo mejor posible.
Ingredientes:
-bacalao desalado troceado (he elegido trozos que no fueran muy gruesos, para que la cocción fuera igual en todos ellos)
-alcachofas
-ajos
-2 guindillas
-huevos
-aceite de oliva virgen extra
-sal
-pimentón dulce
Preparación:
Limpiar y trocear las alcachofas a láminas y saltearlas en una sartén con un hilo de aceite y un poco de sal.
Mientras, pelar unos dientes de ajo (cantidad al gusto) y ponerlos a confitar y dorar en una sartén con abundante aceite. Retirarlos y reservarlos.
En ese mismo aceite confitaremos el bacalao a fuego no demasiado fuerte. Al acabar freiremos ahí mismo uno o dos huevos, dependiendo de la cantidad que necesitemos.
Para montar el plato, colocaremos las alcachofas debajo a modo de cama, los trozos de bacalao alrededor y encima el huevo frito. Repartiremos los ajos por encima de todo junto con las guindillas y espolvorearemos un poco de pimentón dulce. Para servir, trocearemos el huevo y pondremos un poco de cada ingrediente en el plato de cada comensal. Nosotros lo hemos comido entre 3 y como plato único.


¡No me negaréis que la pinta del plato es genial! Y estaba delicioso, como os podéis imaginar...

jueves, 16 de febrero de 2017

GRATINADO DE ACELGAS Y PATATAS

Y, viniendo desde atrás y colocándose en cabeza, tras adelantar a muuuuuchas otras que están esperando su turno, va esta receta y ¡¡se pone la primera!! Jajaja...
Además, casi, casi, está aún calentita. Es más, aún queda una ración en la nevera para la cena del peque de esta noche.
La idea surge de unas acelgas cocidas que esperaban en la nevera a que les llegara su hora. Hoy era el día, pero, anoche, con ganas de inventar, decidí darles una nueva visión. No hay fotos del paso a paso, porque tampoco había pensado en publicar, pero como me gustó el resultado final y considero que no es difícil la preparación me he animado a hacerlo.
Ingredientes:
-acelgas cocidas
-6 patatas grandes
-jamón york
-bechamel
-queso para gratinar (en mi caso, semicurado)
-sal
-aceite de oliva
Preparación:
Si las acelgas no las tuviéramos tendremos que lavarlas, trocearlas y ponerlas a cocer con un poco de sal hasta que estén a nuestro gusto.
Pelamos las patatas y las cortamos como para tortilla. En mi caso las puse en un recipiente para cocinar en microondas, con un poco de sal y un hilo de aceite. Tapamos. Como cada microondas tiene una potencia y, dependiendo de la cantidad de patatas que pongamos, es mejor ir poniendo tiempo y pinchándolas, a la vez que removiéndolas, cada 5 minutos, hasta estar cocinadas. Yo tardé unos 20 minutos en total, porque había bastante cantidad.
Mientras tanto, preparamos el recipiente que irá al horno. Puede ser uno grande o individuales. En mi caso, puesto que cada uno comemos a una hora, opté por hacerlas individuales en recipientes de barro. Así cada uno se iría calentado su ración en el momento de ir a comerla.
En cada recipiente puse un poco de bechamel en el fondo. No era casera, era en brick, de las que se tienen para una emergencia. Ni que decir tiene que si es casera mejorará muy mucho...
Una vez hechas las patatas, puse una capa de ellas encima de la bechamel. Cubrí con jamón york y, encima, las acelgas. Por encima, un poco de bechamel y añadimos queso rallado.
Precalentamos el horno a máxima temperatura añadiendo el grill e introducimos los recipientes. Cuando estén dorados al gusto ya podremos sacarlos.
Yo, una vez fríos, los guardé en la nevera hasta hoy. Sólo hay que calentarlos en el micro antes de comer. Si vosotros podéis degustarlos recién hechos, mejor que mejor.
Espero que os guste la propuesta. En casa ha sido un éxito.



lunes, 30 de enero de 2017

ESPINACAS A LA CREMA CON SALMÓN


Bueno, hemos entrado ya de lleno en el 2017 y voy a ver si le pongo remedio al atraso de publicaciones que llevo...
Para empezar de manera fácil y sencilla, la propuesta de hoy son unas espinacas con bechamel y un poco de salmón. No tengo fotos del paso a paso, porque no tenía mucho tiempo, pero es una preparación sencilla y que, al menos en casa, gusta mucho, con lo que nos plantea un primer plato estupendo.
Ingredientes:
-espinacas abundantes (menguan y merman un montón), yo he utilizado dos bolsas grandes de las que vienen ya lavadas y cortadas  para 4 raciones
-una cebolla
-un par de ajos morados manchegos
-salsa bechamel (si es casera mucho mejor, yo, por eso de las prisas, envasada)
-salmón ahumado
-queso parmesano
-aceite de oliva virgen extra
-sal
Preparación:
En una sartén ponemos un poco de aceite y echamos las espinacas directamente, a fuego no demasiado fuerte, y las vamos salteando hasta que estén a nuestro gusto con un poco de sal. También se pueden utilizar una vez cocidas y bien escurridas pero, para mí, ese es el mayor problema, que nunca parece que se terminan de escurrir bastante y conservan agua de la cocción. Reservamos.
En la misma sartén pochamos la cebolla muy picada junto con los dientes de ajo. Una vez bien hecha, añadimos las espinacas y salteamos todo junto un momento.
En mi caso preparé unas cazuelas de barro individuales para presentarlas, pero podemos utilizar una sola para todo, bien de barro o de cristal, por ejemplo, de la que luego porcionaremos para emplatar.
Colocamos en el fondo de cada cazuela un poco de la salsa bechamel y ponemos encima las espinacas con la cebolla. Cubrimos con otro poco de bechamel, rallamos queso parmesano (o el que más nos guste) por encima y colocamos una loncha de salmón ahumado.
Con el horno precalentado a 200º, con el grill encendido, introducimos las cazuelas para calentar el conjunto y que se gratine o funda el queso.
Servimos en caliente, con la precaución de poner un salvamanteles o bajoplato en la mesa, ya que el barrro conserva bastante el calor.
Espero que os gusten.