martes, 30 de marzo de 2010

ANCHOAS DE BOTA Y TIENDA AMIGA


Hoy, antes de empezar a poner mi receta, quiero hablaros de una nueva tienda de cocina que acaba de abrir con servicio por internet. La dueña es, junto con su marido, mi compañera y amiga bloguera Julycar. Tienen ya muchas referencias para empezar y las irán aumentando. La tienda se llama PARATUCOCINA. Nos pidió que le echáramos un vistazo a la página, nos registráramos y le hiciéramos sugerencias si las teníamos. Os animo a echarle un vistazo, creo que tiene unos precios estupendos, cosa de agradecer hoy en día. Podéis entrar pinchando en el logo. También lo he puesto en el lateral para que lo tengamos a mano.


Y ahora vamos con la receta. Aunque, en realidad, no es una receta. Es más bien un paso a paso de cómo limpiar anchoas en salazón o, como decimos aquí, anchoas de bota. Son las que vienen en grandes latas y que tienen un proceso de preparación antes de poder ser consumidas. Es entretenido, pero luego están tan ricas que merece la pena. Merecen mucho más la pena que las vienen en lata o botes de cristal ya limpias y con su aceitito, que también están muy ricas. Aquí en Alicante hay mucha costumbre de comer "salao" o salazones y muchos comercios que se dedican a ello. Éstas las he preparado para estos días de fiestas que vienen, junto con una buena provisión de otros artículos como hueva, bonito, mojama y bacalao. Con habas tiernas están divinos. Y en botaca, en tapa, con tomate,...
Ingredientes:
-anchoas en salazón (yo he preparado 15)
-aceite de oliva
Preparación:
Con mucho cuidado separamos los filetes de las anchoas de la espina central. Quitamos con los dedos todas las espinas que podamos, tirando de ellas hacia afuera. También podemos usar unas pinzas de cocina, pero yo suelo hacerlo así. A continuación lavamos los filetes uno a uno bajo un chorro de agua, sobre todo para quitar los excesos de sal y las escamas que puedan quedar. Las dejamos escurrir y luego las disponemos sobre papel de cocina, colocamos otro encima y aplastamos con suavidad para recoger el agua sobrante. Las colocamos en un recipiente y las cubrimos de un buen aceite de oliva. Las tapamos y pasadas unas horas estarán listas para ser consumidas, aunque se podrían comer enseguida, pero así se impregnan mejor del aceite.
El recipiente yo lo guardo en la despensa, no en la nevera, pues el aceite tiende a solidificarse con el frío. Aguanta mucho tiempo, la sal que aún llevan y el aceite les ayuda a conservarse, pero no durarán lo suficiente para dar lugar a comprobar si se ponen malas, jajaja.

17 comentarios:

  1. que buenas las anchoas!!! como le gustaban a mi abuelo,yo creo que lo heredé de él!! y la página de tu amiga me la guardo en favoritos que la he visto un poco por encima y me parece interesante, tiene buenos precios. besitos

    ResponderEliminar
  2. Que ricas las anchoas preparadas, hace tiempo que no las pruebo.
    La página está muy bien, me la guardo. Se puede comprar directamente en la tienda? o sólo por internet.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Piu, me alegro que te recuerden a tu abuelo y que a tí también te gusten.
    Mariatem, no sé si se puede comprar en la tienda. Si así fuera nos vendría bien ¿verdad?, a nosotras nos queda bien cerquita.
    Besitos a las dos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mari Carmen, unas anchoas muy buenas y sin punto de comparacion con las industriales,Si que tienen su trabajo el hacerlas, pero luego es un gustazo el poder comerselas, un saludo.
    JUAN

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo, Juan. Encantada de conocerte. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Que buenas las anchoas!!! Si las pilla mi marido no te deja una.
    Un besiño.

    ResponderEliminar
  7. Invitado queda, Kanaela, hasta que les demos fin entre los dos, aunque con una buena cantidad de agua al lado, jajaja. Besitos.

    ResponderEliminar
  8. bueno, una pequeña currada que luego tiene su recompensa ;)

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

    ResponderEliminar
  9. Desde luego que tiene su recompensa, Paula, que luego están bien ricas. Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Pues puede parecer una tontería, pero yo no sabía que había que prepararlas así. Qué buenas deben estar. Un besito y feliz Semana Santa!

    ResponderEliminar
  11. No es ninguna tontería, Angie, me imaginé que habría gente como tú que no conociera el proceso y se me ocurrió fotografiarlo para contarlo. A lo mejor le sirve a alguien. Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Hola Mari Carmen 1º darte las gracias de todo corazón por tu apoyo incondicional y por poner el logo de la tienda en tu blog y ponerlo en esta entrada .... te agradezco mucho el detalle .... eso me dice que eres una persona con un gran corazón y que te haces de querer ....
    2º Mira tu por donde yo esta receta nunca la he echo asi que con tu permiso me la llevo .... a ver si compro las anchoas ... porque tienen que estra muy ricas.... un besazo muy fuerte y Feliz Semana Santa

    ResponderEliminar
  13. De nada, Julycar. Me alegro que te haya gustado la receta, ya me cuentas si la haces. Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Estimada amiga
    Hemos visitado tu blog y estamos muy interesados en hacerte una propuesta.
    Mi mail es menchu@extremacalidad.com
    Si eres tan amable me envías tu dirección y contactamos.
    Un saludo.
    http://www.extremacalidad.com

    ResponderEliminar
  15. Un saludo para ti también, Menchu, echaré un vistazo a tu página. Besitos.

    ResponderEliminar
  16. No he visto nunca las anchoas en salazón y mira que me gusta curiosear todo cuando entro en una tienda.
    ¿Cómo son? ¿Cómo se presentan? ¿Dónde las puedo encontrar?.

    ResponderEliminar
  17. Valentín, aquí las anchoas las encuentras en las tiendas de salazones, principalmente. También en muchas de embutidos, que suelen tener también salado, que aquí es muy frecuente y usual. Vienen en latas grandes y se compran al peso. También las he visto algunas veces en botes de cristal, como las que ya vienen limpias, pero algo más grandes y en sal, para limpiarlas tú. No se me ocurre dónde las puedes buscar en tu ciudad, no sé si allí hay costumbre de comerlas. Besitos.

    ResponderEliminar